Jeringasdeinsulina.com - En esta tienda podrá comprar jeringas de insulina con total garantía y de gran calidad al mejor precio del mercado 
Jeringas de insulina

 Material médico
PRODUCTOS
 

Jeringas de Insulina


jeringas de insulina de 03 ml

Jeringas de insulina de 0,3 ml con aguja

Caracteristicas técnicas:

Volumen de la jeringa: 0.3 ml

Diámetro x longitud de la aguja: 0.30 mm x 8 mm G30

Presentación: Cajas de 100 unds

Precio/caja: 12,30 € I.V.A. Inc

Comprar Jeringas de Insulina

jeringas de insulina de 05 ml

Jeringas de insulina de 0,5 ml con aguja

Caracteristicas técnicas:

Volumen de la jeringa: 0.5 ml

Diámetro x longitud de la aguja: 0.33 mm x 12 mm G29

Presentación: Cajas de 100 unds

Precio/caja: 11,13 € I.V.A. Inc

Comprar Jeringas de Insulina

jeringas de insulina de 1 ml 14012

Jeringas de insulina de 1 ml con aguja

Caracteristicas técnicas:

Volumen de la jeringa: 1 ml

Diámetro x longitud de la aguja: 0.33 mm x 12 mm G29

Presentación: Cajas de 100 unds

Precio/caja: 10.13 € I.V.A. Inc

Comprar Jeringas de Insulina

jeringas de insulina de 1 ml 14108

Jeringas de insulina de 1 ml con aguja

Caracteristicas técnicas:

Volumen de la jeringa: 1 ml

Diámetro x longitud de la aguja: 0.30 mm x 8 mm G30

Presentación: Cajas de 100 unds

Precio/caja: 10.13 € I.V.A. Inc

Comprar Jeringas de Insulina

jeringas de insulina de 1 ml 14080

Jeringas de insulina de 1 ml con aguja

Caracteristicas técnicas:

Volumen de la jeringa: 1 ml

Diámetro x longitud de la aguja: 0.50 mm x 16 mm G25

Presentación: Cajas de 100 unds

Precio/caja: 10.13 € I.V.A. Inc

Comprar Jeringas de Insulina

jeringas de insulina sin aguja

Jeringas de insulina de 1 ml sin aguja

Caracteristicas técnicas:

Volumen de la jeringa: 1 ml

Presentación: Cajas de 100 unds

Precio/caja: 7.58 € I.V.A. Inc

Comprar Jeringas de Insulina

Jeringas de insulina

Uso y otras indicaciones

Jeringas de insulina con aguja sin espacio muerto. Permite una mayor precisión para dosificar las unidades necesarias al paciente afectado por diabetes.

El capuchón está termosellado a la parte superior del cilindro.

La esterilidad del interior de cada jeringa está garantizada hasta que se abre cada unidad.

El interior del cilindro está recubierto por una fina capa de lubricante siliconado de grado médico.

Todos los materiales utilizados en la fabricación son libres de compuestos halogenados.

Jeringas de insulina envasadas en bolsas de 10 unidades.

Antes de usar, verifique la integridad de los capuchones protectores. Para utilizar las jeringas saque primero el tapón girándolo hasta que se rompa el precinto de seguridad, después extraiga el capuchón que cubre la aguja. Utilice sólo con insulina U-100. No apta para usar con paraaldehídos.

Producto de un solo uso. Consérvese lejos de la humedad y de fuentes de calor. Tras el uso, desechar según indica la normativa vigente respetando el medio ambiente.

Producto con Marca CE: Este producto cumple con la Directiva Europea 93/42/CEE, relativa a productos sanitarios (clase IIa). Organismo Notificado: 0123.

Producto conforme con la Norma UNE-EN-ISO-8537 Jeringuillas estériles un solo uso, con o sin aguja, para insulina.


Comprar jeringas de insulina

Materiales de las jeringas de insulina

- Cilindro: Polipropileno no tóxico apirógeno.
- Vástago: Polipropileno no tóxico y apirógeno.
- Pistón: Poliisopreno (elastómero sintético. Jeringas de insulina libres de látex: Latex-free)

Materiales de las agujas

- Cánula: Acero inoxidable AISI 304 lubricado con aceite de silicona.
- Cono y capuchón: Polipropileno

Método de esterilización

- Jeringas de insulina esterilizadas con óxido de etileno según EN 550, ISO 11135 y validado mediante indicador biológico “Esporas de Bacillus Subtilis ATCC 9372”.

Caducidad

- Las jeringas de insulina caducan a los 5 años desde la fecha de esterilización


Las jeringas de insulina y la diabetes

El modo de control de la diabetes, en términos generales, varía en función del tipo de diabetes que padezcamos. En ambos casos la dieta y el ejercicio son fundamentales, sin embargo la diabetes tipo 2 puede ser tratada con pastillas, con inyecciones de insulina o con ambas cosas, mientras que, la diabetes tipo 1 ha de ser tratada, necesariamente, con inyecciones de insulina. En cualquier caso, las personas con diabetes tipo 2 terminan, finalmente, inyectándose insulina. Las inyecciones de insulina suelen aplicarse, a día de hoy, utilizando jeringas o plumas. Aunque ambas tienen sus ventajas e inconvenientes, las segundas suelen ser más utilizadas, puesto que tienen una ventaja que supera, con mucho, a las primeras, a saber, son dispositivos más prácticas. Es por esta razón que en este artículo nos centraremos en las agujas de las plumas. Pero antes describiremos brevemente la pluma, de la que la aguja es parte.

Hemos descrito un breve artículo de como se produce la: liberación de la insulina para que las personas con diabetes puedan saber que sucede cuando se inyectan insulina en su organismo.

La Pluma de insulina

Dentro de las plumas de insulina nos encontramos las desechables y las reutilizables. Las primeras, como indica su nombre, se desechan tras varios usos, según las dosis. Las segundas, se cargan con cartuchos de insulina, en este sentido son análogas a una impresora. Algunas de sus partes son “consumibles”; la aguja que es lo que nos ocupa, por un lado y, por otro, el cartucho de insulina. La dosis en las plumas de insulina se ajusta mientras un dosificador, en la parte trasera de la pluma, pudiendo seleccionar las dosis mediante la lectura de los números que lleva gravados el dosificador. En cuanto a la aguja, se coloca al principio de la pluma, a imitación de un plumín. Con esta breve introducción podemos pasar a hablar de las agujas utilizadas en estas plumas.

Las agujas para y jeringas y bolígrafos o plumas de insulina

En este apartado queremos enumerar las características principales de las agujas, sobre todo aquellas que las distinguen de las jeringas: Como veremos, son estas características las que hacen de las plumas de insulina preferibles a las jeringas.
• Son unas agujas bastante cortas y delgadas.
• Están lubricadas.
• Llevan un biselado especial que hacen más cómoda la inyección.
• Existen de tres tamaños diferentes, en función de la complexión del paciente.

• No contienen pirógenos ni látex. Son estas características las que hacen de las agujas para las plumas de insulina más atractivas para los diabéticos. A continuación veremos cómo estas características se traducen en ventajas.

Ventajas de las agujas de insulina

Además de la comodidad que supone la pluma respecto de la jeringa, las agujas presentan, a su vez una serie de ventajas, que enumeramos a continuación. • Al ser más cortas y delgadas que las jeringas y, sumado al hecho de que están lubricadas, la inyección es menos dolorosa.
• Dado que los distintos tamaños de las agujas se ajustan a la complexión del paciente, el riesgo de lastimar el músculo disminuye considerablemente, dado que podemos introducir la aguja formando un ángulo de 90º, sin tener que ladearla, como ocurre con las jeringas.
• Al no contener ni pirógenos ni látex, no producen reacciones alérgicas.
Vistas las características de las agujas y sus ventajas, en comparación con las jeringas, pasamos ahora a hacer un breve repaso por los tipos de agujas para plumas de insulina que nos encontramos.

Tipos de agujas de insulina

El tipo de aguja de insulina habrá que elegirla en función del tipo de paciente. A continuación veremos tres tipos de aguja para plumas de insulina.

Jeringas de insulina para niños
Se trata de una aguja corta, la más corta de las que nos encontramos. Con ellas no es necesario el pellizco para pincharse (el pliegue en la piel), sobre todo en lo que a inyecciones en los brazos se refiere. Además de para los niños, también pueden ser usadas por personas delgadas, por quienes sienten temor por las agujas y por personas con gran masa muscular. Sus características técnicas son las siguientes: tienen 5 milímetros de largo y un grosor de de 0,25 mm.

Jeringas de insulina con Aguja Estándar o para pacientes de peso normal
Es la más utilizada, dado que vale para la mayoría de los pacientes. Y es que, gracias a su diseño, que hace que el flujo de insulina sea considerablemente mayor, y a su capacidad de adaptabilidad para la mayoría de los pacientes, esta aguja se ha estandarizado. Su tamaño es de 8 milímetros de largo y 0,25 mm de grosor.

Agujas y jeringas de insulina para un tratamiento intensivo
Se trata de las jeringas de insulina con agujas más largas. Son indicadas para personas que se inyectan grandes dosis de insulina. Asimismo, son las agujas más adecuadas para personas mayores, sobre todo si padecen problemas de movilidad o destreza. Igualmente, en pacientes con sobrepeso son las agujas más aconsejables, sobre todo para inyecciones en el abdomen. Las inyecciones en los muslos no se han de realizar utilizando estas agujas, ya que al ser demasiado largas, la dosis de insulina irá directa al músculo. Tanto el largo como el grosor de estas agujas es superior al de las anteriores. De este modo, su longitud es de 12,7 milímetros, y su grosor de 0,33 mm.

Recapitulando, en este artículo dedicado a las agujas para plumas de insulina hemos visto, en primer lugar, en qué consiste una pluma de insulina, para después pasar directamente al tema central del mismo. Hemos comenzado, a este respecto, hablando de las características de las agujas, para después ver las ventajas que presentan estas, en comparación con las jeringas. En este caso, tales ventajas están unidas a las anteriores características, puesto que son estas las que propician las otras. Tras esto hemos pasado a ver los tres tipos de agujas que existen en el mercado: agujas para niños; agujas para pacientes de peso normal y agujas para tratamientos intensivos. Cada una de ellas es, como hemos visto, adecuada para un tipo de paciente. En este caso hemos recalcado el tamaño de las agujas, que es lo que distingue a cada tipo, puesto que es este tamaño el que marca la distinción. Así, en función del paciente deberá elegir un tipo u otro de aguja.


Síntomas de la diabetes

Las personas con diabetes tienen niveles de glucosa en la sangre demasiado altos,El páncreas no produce suficiente insulina. Sin la insulina las células no pueden obtener la glucosa que necesitan. En cambio, la glucosa se acumula en el torrente sanguíneo, mientras que el nivel de glucosa en la sangre se eleva. Cuando el nivel de glucosa en sangre es muy alta, su cuerpo se deshace de la glucosa y las calorías a través de su orina. Como resultado, usted puede tener uno o más de los siguientes signos:

- Mucha Sed

- Orinar más de lo habitual

- Sentir mucha hambre

- Perder peso comiendo bastante

- Sentirse más cansado de lo habitual

- Las heridas tardan en cicatrizar

- La piel se reseca mucho

- hormigueo en manos y pies

- Disfunción sexual

- Visión borrosa


La diabetes es crónica

La diabetes es una enfermedad crónica.También es progresiva, lo que significa que si no se trata, puede llevar a tener complicaciones complicaciones. La buena noticia es que la diabetes puede ser controlada en la gran mayoría de casos, eso si, debe vigilarse cuidadosamente y controlarse adecuadamente.

Diferentes tipos de diabetes

Las más comunes son:

Prediabetes
Diabetes tipo 1
Diabetes tipo 2
Diabetes gestacional

Más información sobre las Jeringas de Insulina

Las jeringas de insulina, son uno de los instrumentos médicos más generalizado que hay hoy en día, por su empleo, ya sea para administrar medicación o para sacar muestras de sangre. Hay diversos tipos, en este caso, estas jeringas son para la administración de insulina para las personas que sufren de diabetes.

Actualmente, usamos jeringuillas de un solo uso, pues no siempre fue así. Las jeringas de insulina se componen de 3 piezas: el tubo, el embolo y la aguja.

El tubo, es de material plástico translucido, con una escala en unidades para medir la cantidad necesaria de insulina que necesita la persona, los hay con diferentes largos y anchos. También las hay con y sin espacio muerto, es el área final a la cual el embolo no puede llegar al bajar, y por consiguiente, no se puede vaciar completamente. Hay que tener en cuenta, si usamos una jeringa con espacio muerto, que esa insulina no se nos administrara, por lo cual hay que succionar esa pequeña cantidad que se quedara en el espacio muerto. Si no, no recibiremos la insulina que necesitamos.

El embolo, es la parte interna, su función es succionar la cantidad de insulina que se necesita, esto lo conseguimos subiéndolo, con los dedos índice y corazón sujetando firmemente, tirando hacia atrás de el apoyo inicial y con el pulgar haciendo presión sobre en el soporte del tubo. Para bajarlo debemos hacerlo con los dedos índice y corazón en el soporte del tubo y el pulgar haciendo presión sobre el apoyo del embolo. Antes de la administración de la insulina hay que tener especial cuidado con las pequeñas burbujas de aire que hay en el interior, estas las empujaremos para que salgan.

La aguja, es la parte que se anexa al tubo o que ya viene incorporada de por si. Esta tiene la función de atravesar la piel hasta llegar a la dermis, que es la capa de la piel donde se debe administrar la dosis de insulina. Las hay de 13 milímetros y de 8 milímetros, y diferentes Gauges (como se le conoce al ancho), cuanto mayor sea el Gauge, más fina será la aguja. Las agujas para la insulina están disponibles en 29G, 30G y 31G. Dependiendo de la persona utilizaremos un tamaño de la aguja diferente, por ejemplo, para un niño o persona con peso adecuado, es preferible emplear la aguja de 8 milímetros y las de 13 milímetros las emplearíamos para personas con sobrepeso. El riesgo que corremos al ser una persona con sobrepeso y utilizar la aguja de 8 milímetros, es que, no sea suficientemente larga para depositar las insulina en la dermis y se quede en la parte grasa. Con lo cual no sería absorbida como debiera y no tendríamos el efecto necesario.

Las formas de utilizar la jeringa en uno mismo, es nuestro medico el encargado de guiarnos como debemos actuar.

Las jeringas de insulina vienen libres de látex, para evitar posibles reacciones alérgicas. Completamente esterilizadas y empaquetadas en unidades, para mayor seguridad y comodidad. Sabiendo esto, depende de uno mismo, elegir la jeringa que se le adapte.

La diabetes es una de las enfermedades más comunes en nuestros días. De hecho, un doce por ciento de la sociedad española padece alguno de los dos tipos posibles de diabetes. Y hay también un pequeño porcentaje que desconoce que la sufre.

Esta enfermedad, cuya causa puede ser de carácter genético, provoca que el páncreas no sea capaz de segregar una hormona denominada con el nombre de Insulina, y que es la encargada de regular el nivel de azúcar en nuestra sangre, por lo que obliga a que muchas de estas personas tengan que inyectarse de forma intramuscular dicha sustancia diariamente a través de pequeñas dosis.

Es por ello por lo que resulta fundamental realizar una correcta elección de la jeringa de insulina que vamos a usar, puesto que va a ser un instrumento del que hagamos uso en repetidas ocasiones y por tanto debemos conocer su manejo a fondo.

Es imprescindible adquirir una jeringa de calidad que nos ofrezca una garantía y seguridad a la hora de hacer uso de ella, pero que a la vez, nos permita un manejo cómodo y fácil.

Por ello, en primer lugar, debemos de buscar un fabricante con experiencia y profesionalidad que haga pasar a sus productos, en este caso a las jeringas de insulina, por estrictos controles de calidad y certificando así el cumplimiento de la normativa de salud vigente.

Una buena jeringa de insulina, debe de cumplir unos aspectos básicos para que nos garantice el éxito en nuestro tratamiento. Al igual que, debemos de adquirir la medicación en un bote con una boquilla de goma en la parte superior para facilitar la extracción de este con la jeringa.

Por ello, es importante que la escala de la jeringa de insulina esté bien diseñada y alineada, no solo para sostener el soporte sino también para que sea más fácil controlar la dosis correctamente. Como también es recomendable de igual manera el usar jeringas con un émbolo plano para marcar correctamente las unidades de la dosis necesaria.

Las agujas deben de ser finas y robustas, pero a la vez suaves. En algunos casos están impregnadas con un gel lubricante para que su fricción al entrar en contacto con la piel se reduzca de forma considerable y provoque la menor molestia posible en la piel del paciente. Y por último, debemos de elegir agujas que no estén fabricadas con materiales de látex, ya que este puede afectar a la salud de algunas personas alérgicas causándole serios problemas y reacciones.


Volver a la pagina inicial

Jeringas de insulina

   Portes Gratis en Península para Pedidos de más de 100 €

 
NUESTROS CLIENTES
¡LO PRIMERO!

Pago con tarjeta, transferencia
o contra reembolso.
Entrega en
24-72 horas.
Envío confidencial.
Garantía de devolución.




¿Tiene dudas?
¿Necesita más información?

LLÁMENOS

93 845 60 70

O mándenos un correo a
info@totclinic.com

Recuerde.
Estamos siempre a su servicio.


Sigue el Blog de TotClinic



TotClinic, S.L.U. - C/ Lluna, 15 - 08181 Sentmenat (Barcelona) - C.I.F. B-65062689
TODOS LOS PRECIOS SE INDICAN CON Y SIN I.V.A.